¿De dónde viene lo que consumimos?

  1. Photo by Ollivier Girard for Center for International Forestry Research (CIFOR).

Iniciativas globales monitorean la utilización de los recursos naturales.

Conceptos como “transparencia” y “rastreabilidad” (traceability) empiezan a formar parte del lingo empresarial, especialmente ahora que las empresas y los consumidores no sólo se preocupan de cómo se fabrican los productos, sino que también de dónde vienen las materias primas.

Así, por ejemplo, Intel, el mayor fabricante de circuitos integrados anunció este año que todos los materiales de sus microprocesadores vendrían de zonas libres de conflictos.  Durante el anuncio, el director ejecutivo de Intel, Brian Krzanich, hizo un llamado a toda la industria de electrónicos a auditar su línea de suministros y terminar la dependencia en los llamados minerales de conflicto.

Por su parte, Unilever ha lanzado la iniciativa “Global Forest Watch” en colaboración con World Resources Institute. A través de una plataforma de tecnología satelital, es posible monitorear los bosques alrededor de las áreas donde se originan sus productos. El uso de esta herramienta permite a Unilever y a sus proveedores tomar decisiones más acertadas y reportar el rendimiento sin dejar de lado sus compromisos de sostenibilidad. Esta asociación incentivará a las compañías que buscan hacerse responsablemente de insumos crudos como aceite de palma en Asia, Africa y Latinoamérica, según explicó Kuok Khoon Hong, CEO de Wilmar International, uno de los productores más grandes de este aceite en el mundo.

Las mediciones y la planificación son importantes para apoyar estos esfuerzos. Es por eso que PepsiCo ha financiado el sistema Hydro-BID (desarrollado por el Banco Interamericano de Desarrollo, BID), que permite realizar proyecciones de disponibilidad de agua, con base en fluctuaciones del clima, población y escenarios de uso de tierras. Con un enfoque inicial en Latinoamérica y el Caribe, ya se han realizado pruebas piloto en Argentina, Brasil, Haití y Perú. Hydro-BID puede ser usado para guiar projectos de infraestructura, saneamiento, transporte, energía e irrigación. “Contrario a la creencia popular, las inundaciones y sequías son fenómenos previsibles para los cuales los gobiernos y comunidades pueden prepararse”, indicó Fernando Miralles, hidrólogo del BID e ingeniero en recursos hídricos. El financiamiento de este proyecto es sólo parte de la mayordomía en el tema de la preservación de agua que lleva a cabo PepsiCo, especialmente enfocado en América Latina. La compañía ya ha mejorado su eficiencia en el aprovechamiento del agua en un 20% comparado con el 2006, lo que en el 2012, por ejemplo, significó un ahorro de catorce millardos de galones de agua.

Fotografía: Ollivier Girard para el Centro para la Investigación Forestal Internacional (CIFOR) – Flickr.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *