Largo Plazo y Propósito en el Gobierno Corporativo

  1. Gobierno corporativo

03/05/2015

El pacto o sistema instituido para la utilización de un capital, [para el bien del capital mismo y el propósito de la actividad para la cual este capital se asignó] en teoría optimiza el valor generado para todos los participantes en este acto, así como para el entorno del ecosistema creado.

En un mundo real donde el capital son los accionistas, el ente director un consejo y el gestor la gerencia, queda relegado a menor atención el entorno de dichos participantes y en apreciación más cercana aún para los sí participantes, se reemplaza propósito por desempeño.

Si se usa la definición de Gobierno Corporativo como el sistema por el cual las corporaciones son dirigidas y controladas, [Comité Cadbury (UK)] pienso que el tener un buen gobierno corporativo no es suficiente si la identidad corporativa está deficientemente pensada, diseñada o enunciada. Es vital comprender mejores prácticas propuestas por intelectuales, academias y estados para el manejo de corporaciones, pero también es importante recapacitar en lo no resuelto:

  1. Confianza, identificación y cohesión: La falta de confianza entre los gestores del esfuerzo y los ejecutores administrados sufre hoy una seria ruptura que afecta también la confianza hacia la corporación misma. Este es un modelo insostenible por la falta de cohesión entre administrador y administrados, así como la falta de identificación, sentido de pertenencia y orgullo para con la corporación.
  2. Resultados sub-óptimos: Si en teoría una de las razones de ser del gobierno corporativo es el buen rendimiento de los recursos alocados, la corta visión del manejo interno del recurso humano y la poca atención a las necesidades del entorno de la corporación, solo logran resultados menores a lo esperado por los efectos de una baja motivación.
  3. Compensación y brechas esfuerzo-resultado-paga: Discursos actuales como el de Hillary Clinton criticando salarios de CEOs 300 veces más grandes que el promedio del trabajador común, incitan negativamente el pensamiento del trabajador común y generan reflexión en los dueños del capital respecto a dicha práctica dentro de su gerencia. Nuevamente el efecto de desmotivación-incomprensión afecta el rendimiento corporativo.
  4. Compensación y premiación del corto plazo: Volatilidad, tecnología, administración de límites planetarios, brechas comportamiento-motivación “milenia versus babyboomers”, necesidad de evolución en los modelos económicos en relación con su cambiante entorno son solo algunos de los agravantes en estructuras de compensación que no han visto en muchos casos más allá del resultado trimestral o del cierre de año.

Estos 4 factores podrían ser atendidos con una mejor conceptualización de gobierno corporativo, consciente de sus limitaciones y de la aceleración necesaria en cambios internos corporativos para encajar en su entorno actual y lograr con ello ser parte del futuro.

Gobierno Corporativo deberá incluir prácticas más allá de solo la dirección y control de un rumbo ya trazado e impulsado por inercias. Se deberá complementar un concepto donde es fundamental que el cuerpo de directores del consejo realice una función estratégica de largo plazo, en el diseño y en la ejecución. Para esto el consejo de administración debe en primer lugar estar bien integrado y en segundo lugar la ley interna corporativa (y apoyada por leyes del estado referente a este capítulo) respeta y promueve una función real del máximo órgano de administración.

La falta de estos 2 últimos factores hace que los Consejos tengan un impacto negativo, sean ignorados o deficientemente atendidos por accionistas y gerencia. Esto más allá de inhabilitar o inutilizar al Consejo en sus funciones de dirección y control, también impide el impacto real que un bien integrado órgano debe tener en el largo plazo y sostenibilidad de las corporaciones.

La sostenibilidad, además de la sola longevidad y buenos consistentes resultados para los accionistas y la corporación misma, afectaría a la creación de un mejor valor hacia los 360º de la corporación. [Corporaciones que potencian su beneficio y el valor compartido con su entorno]

Con un buen gobierno corporativo instituido, un órgano de dirección bien integrado, legalmente soportado y con una identidad clara que recuerde a la organización en cada paso quien es, quien quiere ser y la razón de su existir, aún hará falta:

  1. Una más completa conceptualización de gobierno corporativo que considere largo plazo prioritario ante el corto plazo e impulso por propósito más que solo desempeño.
  2. Directores de Consejo capaces, estrategas que complementan el órgano con diferentes competencias, pero que indudable y básicamente tienen carácter y ética.

Posted in:

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *